//
estás leyendo...
Crónicas, Macedonia, Noticias, Política, Prensa, Reportajes

Los vecinos de Kumanovo: ‘Escuchábamos las balas de un lado al otro de la calle’

HÉCTOR ESTEPA. Kumanovo (Elmundo.es) Ashani Shabi tenía casa hace una semana. Hoy es un amasijo de cemento, madera quemada y cristales rotos. La abandonó a la carrera el pasado domingo, cuando la policía macedonia inició una operación “antiterrorista” en la calle Perollievski de Kumanovo, donde la mayoría de las familias son de origen albanés. La pequeña ciudad, cercana a la frontera con Kosovo y Serbia, se ha convertido en la ‘zona cero’ de la crisis política de la antigua república yugoslava.

“Estuvimos escondidos 11 horas, hasta que la casa comenzó a arder”, relata. A su alrededor podía escucharse el estruendo de granadas y armas automáticas. Hasta 30 familias vieron como sus hogares quedaron reducidos a escombros, en una operación que amenaza con espolear las tensiones étnicas latentes todavía en esa complicada región de los Balcanes.

Ocho policías y 10 kosovares -14, según la primera versión oficial- perdieron la vida, en una batalla inédita en el país desde 2001, cuando se detuvo el conflicto armado entre el ejército del país y un grupo de rebeldes albaneses.

Ashani Shabi en su casa derruida. H.E

 

“No hemos visto a los luchadores ni sabemos quiénes son. Sólo escuchábamos las balas ir de un lado a otro de la calle. No sabemos quién lo hizo, ni por qué pasó“, lamenta Ashani, de origen albanés, como el 30% de la población del país. No es el único que piensa así. Es la versión de muchos vecinos, a pesar de que el comando habitó las calles aledañas durante ocho meses, según las autoridades.

La versión oficial

Las autoridades aseguran que decidieron actuar porque el comando “terrorista” tenía la intención de preparar atentados en el país. 30 personas fueron detenidas. 18 son kosovares, 11 macedonios y hay también un albanés. Parte de la localidad sigue siendo estrechamente vigilada por la Policía.

La operación se dio en unos días difíciles para Macedonia. El país ha sido escenario de semanas de manifestaciones contra el gobierno conservador del primer ministro Nikola Gruevski, en el poder desde 2006 y apoyado por un pequeño partido de la minoría albanesa. La oposición ha tildado a su Ejecutivo de totalitario y corrupto tras el estallido de un escándalo de escuchas ilegales el pasado enero.

Más de 20.000 personas, entre ellas políticos, periodistas y funcionarios, fueron objeto de escuchas telefónicas grabadas por los servicios secretos del país. Las cintas están siendo difundidas por la Unión Socialdemócrata de Macedonia presidido por Zoran Zaev, acusado de conspirar para conseguir un golpe de Estado.

El contenido de las escuchas ha sacado a miles de personas a la calle, poniendo en jaque a Gruevski. Dos ministros y un alto dirigente de los servicios secretos dimitieron la pasada semana.

Una calle de Kumanovo. H.E.

Críticas de la oposición

La oposición ha criticado al gobierno por estar avivando las tensiones étnicas. En Kumanovo creen que puede haberse producido el efecto contrario: “Siempre que pasa algo en Skopie (la capital del país) lo sufrimos aquí. Todo esto es un problema político, es su negocio. La gente está más unida tras lo que ha pasado y están juntos contra el gobierno”, explica Haviste Bajrami mientras los cristales rotos de su casa crujen bajo sus pies.

El inmueble, de dos pisos, ha quedado destruido. Hay restos de metralla y disparos en cada una de las habitaciones, donde hasta hace poco vivían 14 personas. Su familia se afana ahora por salvar del lugar las posesiones que no han sido destruidas “Esto es obra del gobierno”, asevera.

Varias de las casas no podrán ser reconstruidas. Han quedado reducidas a escombros tras haber sido objetivo de las granadas: “La única diferencia entre los macedonios y los albaneses es nuestra religión. No estamos en guerra”, explica Telat Sadikou frente a uno de los edificios derruidos. “El problema de Gruevski es que no sólo no le gusta a los albaneses. Tampoco le gusta a los macedonios”, añade.

Gruevski pasará una prueba de fuego este domingo. La oposición ha llamado a una gran manifestación frente al parlamento, en Skopie. Se espera que sea multitudinaria. Varias asociaciones que representan a cientos de personas ya han avisado de que piensan acampar frente al edificio reclamando la dimisión del primer ministro. El líder macedonio piensa responder, y ha organizado una marcha de simpatizantes el próximo lunes. Ambas partes demostrarán su fuerza en las calles.

En Kumanovo también se han pegado carteles anunciando la concentración antigubernamental. A muchos vecinos, no les interesa. Pasarán semanas intentando recuperar su vida. Es el caso de Nexhat y Hajrije, una pareja que habita una vivienda cercana al lugar devastado por el enfrentamiento entre la policía y el comando armado. Se parapetaron sobre su sofá cuando los disparos comenzaron a entrar en su sala de estar. Son las víctimas indirectas de unas tensiones políticas que amenazan con desestabilizar al pequeño país balcánico.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Twitter: @hectorestepa

Fotografía en Flickr

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: