//
estás leyendo...
Crónicas, Especial elecciones Grecia 2012, Grecia, Noticias, Política, Web

‘Samaras va a vender Grecia a los alemanes’

 

HÉCTOR ESTEPA. Atenas (El Mundo)

Los griegos se levantaron ayer con una sensación de ‘deja vu’. La opinión generalizada de la calle, para alegría de unos y desgracia de otros, es que nada ha cambiado. Casi todos coinciden: el ejecutivo que saldrá del probable pacto entre los conservadores de Nueva Democracia y los socialistas del Pasok tendrá una orientación similar a la del anterior gobierno de Lucas Papademos: el tecnócrata lideró el país hasta mayo apoyado por una alianza de los dos partidos.

“Convocar las elecciones fue un error, han pasado dos meses y vamos a tener el mismo gobierno pero por el camino la pobreza se ha incrementado” apuntaba Nikos, un funcionario administrativo cuyo sueldo se ha reducido un 40% desde 2010.

El sentimiento de hastío es común entre los helenos. Después de tres años de crisis, cinco de recesión y hasta tres suicidios diarios, la mayoría no confía en sus políticos.

“Estamos llegando al límite, tanto los votantes de los partidos que han ganado como los de los que han perdido. Los bajos sueldos y los impuestos nos asfixian. Pronto cruzaremos la línea roja y la rabia será generalizada”, adelantaba el funcionario alertando de la situación del 27,7% de helenos que viven bajo el umbral de la pobreza.

“En estas elecciones ha ganado el miedo. Han aterrorizado a la gente diciendo que íbamos a abandonar el euro” señalaba Yianis, dueño de una floristería junto a su pareja Penélope en la calle ateniense de Feidipidou.

Este votante de la Coalición de la Izquierda Radical de Alexis Tsipras, segundo partido más votado el domingo, criticaba ayer a los medios y los políticos europeos por haber dirigido el voto de los griegos: “Tengo amigos a los que les gustaba mucho el discurso de Tsipras y Kammenos pero han votado a Antonis Samaras o no han votado. Tenían miedo de que les echasen de su trabajo o de que su dinero se devaluase”, admitía ayer.

Su novia Penélope disentía. Ella apoyó a Samaras, ganador ayer: “Grecia no puede sobrevivir sola, necesitamos aliados y una buena relación con Europa. Tsipras ponía en riesgo esas relaciones”, señalaba la florista.

Ambos coincidían en adelantar la estrategia de oposición de la izquierda radical: “Manifestaciones, manifestaciones y más manifestaciones” decía Penélope. “Eso es muy malo, sobre todo para el turismo”, añadía. Su pareja ponía el contrapunto: “A mí no me gustan, pero son el único arma del pueblo, de alguna forma se tiene que decir no”, admitía Yianis.

 

Muchos veían ayer la victoria de Samaras como una solución a la estabilidad del país: “Es positivo para el negocio. Trabajo en una empresa internacional y en los últimos meses hemos tenido problemas en las transacciones porque los proveedores no tienen confianza en nuestro país. No creen que les vayamos a pagar”, explicaba Alina Lakopoulou, administrativa en una compañía de instalación de ascensores y votante de Nueva Democracia.

Eso sí, no le daba mucho margen de maniobra a su líder en Bruselas: “Samaras hará lo que Europa diga, y punto. Ningún político en Grecia tiene su propio programa. Están dirigidos por los lobbies y los clubes financieros, sobre todo por las navieras”, añadía la administrativa.

Para ella era más importante la estabilidad de su país que una falta de poder político real de su líder: “Tenemos que volver al crecimiento”, subrayó.

Otras voces, sin embargo, opinaban lo contrario: “Samaras va a vender a Grecia a los alemanes. Va a sumir al país en una espiral de neoliberalismo, recortando los derechos de las clases medias y bajas”, puntualizaba ayer Dimitris Vasiliadis, un joven camarero de 29 años que cobra unos 600 euros al mes.  Él tiene suerte. No pertenece al 22,6% de los griegos que están desempleados.

“La gente pobre está sufriendo para que los bancos ganen dinero. Lo mismo va a pasar en España” señalaba Dimitris. Muchos griegos reclaman desde hace semanas una unión de los países del sur ante a los del norte: “Somos hermanos, tenemos la misma cultura. Grecia, España, Italia, Portugal e incluso Francia tienen que hacer frente común”, decía Dimitris ayer en un país que vive al borde de la bancarrota.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Twitter: @hectorestepa

Fotografía en Flickr

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: