//
estás leyendo...
Especial elecciones Grecia 2012, Grecia, Noticias, Política, Prensa

De ‘traidor’ a esperanza de los conservadores

HÉCTOR ESTEPA. Atenas (El Mundo) La política helena suele deparar a los griegos grandes contradicciones: antes de ser conocido como el líder de Nueva Democracia (ND), el conservador Antonis Samaras era famoso por haber destruido un gobierno de ese partido. Todo comenzó en 1992, cuando era ministro de Exteriores de ND: nacionalista hasta el extremo, no pudo aceptar que una de las ex repúblicas yugoslavas llevase el nombre de su querida Macedonia.

El ex primer ministro Constantinos Mitsotakis le hizo dimitir por haber bloqueado todas las negociaciones con sus vecinos. Un furioso Samaras decidió entonces crear su propio partido, Primavera Política. La suma de dos diputados de ND a su agrupación en 1993 despojó a los conservadores de su mayoría en la cámara y propició la caída del gobierno. Todavía hay en Grecia quien le llama “traidor”.

Proscrito, Samaras participó en varias elecciones, sin éxito, decidiendo volver al redil en el año 2000. Nadie imaginaba entonces que se fuese a convertir en el líder del principal partido de la derecha helena en el momento más crítico para Grecia.

Inteligente, categórico y tímido, las convicciones nacionalistas de este político de 61 años se forjaron desde las nanas que su abuela le cantaba en la cuna: es nieto de Penélope Delta, una célebre escritora conocida por su exaltación de la patria helena.

Criado en el seno de una familia adinerada, no pasó dificultades en su niñez. Pronto se aficionó a la economía y la política. El destino le tenía preparada otra de sus caprichosas coincidencias: en 1974 compartió habitación en el prestigioso Amherst College norteamericano con el ex Primer Ministro socialista Yorgos Papandreu, a quien ahora aspira a suceder como líder electo del país.

Astuto y precoz, se convirtió en 1977, con tan sólo 26 años, en el político más joven de la historia del parlamento heleno. Desde entonces dedicó por completo su vida a la actividad pública, siempre en ND salvo durante su paréntesis rebelde. Además de la cartera de Exteriores, también ocupó por unos meses la de Finanzas en 1989 y  la de Cultura en 2009.

Después de conseguir el liderazgo de su partido sólo le queda dirigir al país. Dicen sus rivales que la obsesión de Samaras es llegar al poder. Él fue la carta que rompió la baraja del anterior gobierno de unidad de Lucas Papademos y forzó la convocatoria de las elecciones del 6 de mayo. Entonces los helenos le castigaron por su defensa del pacto de austeridad. Consciente de sus errores, Samaras propuso renegociarlo, echando mano de la catarsis para lograr su objetivo: el asiento de Primer Ministro.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Twitter: @hectorestepa

Fotografía en Flickr

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: