//
estás leyendo...
Especial elecciones Grecia 2012, Grecia, La crisis griega, Noticias, Política, Prensa, Reportajes, Sociedad

Los políticos griegos ‘hacen negocio’ con los inmigrantes

HÉCTOR ESTEPA. Atenas (El Mundo). “Nos están utilizando para ganar votos”, reclama el indio Maghar Ghandi, representante de la comunidad india en Atenas. No es un eslogan personal: podría ser fácilmente extrapolable al pensamiento de la mayoría de los inmigrantes en Grecia. La grave crisis económica que atraviesa el país no es, sorprendentemente, el principal tema de debate político de cara a las elecciones del próximo domingo seis de mayo: hace semanas tomó la delantera la situación de los inmigrantes.

Conscientes de la creciente impopularidad de la población extranjera –el 90% de los helenos cree que los inmigrantes son responsables del incremento de la violencia y el crimen según una encuesta del periódico To Vilma- los principales partidos se han apresurado a tomar ventaja.

El discurso de sus candidatos se ha ido endureciendo con el paso de las semanas. Antonis Samaras, el candidato del partido conservador Nueva Democracia, líder en las encuestas con un 21,5% de apoyo, ha reclamado la “madre tierra” para los Griegos. La semana pasada anunció su plan para revocar la Ley de Ciudadanía de 2010 que daba la nacionalidad a la segunda generación de extranjeros: “Nuestras ciudades han sido tomadas por inmigrantes ilegales y debemos retomarlas” dijo en un discurso público.

El socialista Venizelos (Pasok), segundo en las encuestas con un 14% de apoyo, ha admitido el problema y ha apoyado medidas para controlar la inmigración ilegal como la construcción de 30 nuevos centros de internamiento para inmigrantes.

“Están tratando a quienes vienen a nuestra tierra para ganarse el pan como la causa de la crisis. Así quieren capear la inoperancia de las medidas de austeridad”, asegura Petros Constandino, coordinador de Unidos Contra el Racismo, un colectivo capitalino de ayuda a los inmigrantes.

Los partidos extremistas mantienen posiciones todavía más radicales: por un lado, Aleka Papariga, candidata del Partido Comunista (KKE, 11% de apoyo) ha admitido que su partido no tiene ningún plan específico para luchar contra la inmigración: “No podemos tirarlos al mar, van a seguir viniendo, sólo podemos atenderles de la mejor forma”.

Por el contrario, los partidos extremistas de extrema derecha han tomado la delantera en el discurso contra la inmigración. El partido Amanecer Dorado, definido como “nacional socialista” por su líder Nikolaos Michaloliakos, ha basado toda su campaña en una crítica constante a la inmigración, granjeándose con ello un rápido ascenso en las encuestas. Esta agrupación disfruta de un 5,5% de apoyo y es acusada por los medios locales y las asociaciones pro inmigrantes de organizar grupos callejeros para propinar palizas a los extranjeros.

Muzaffar Alí es pakistaní y tiene un pequeño locutorio en la Avenida Kiffisias, en el centro de Atenas. Dice estar atemorizado por las constantes golpizas: “Un grupo de encapuchados entró en casa de unos amigos y acabaron en el hospital molidos a patadas y puñetazos. Todo el mundo sabe que son de Amanecer Dorado”, dice el comerciante.

“Antes me gustaba pasear por la calle, ahora de la tienda voy directo a mi casa. Me da miedo lo que pueda pasar. Lo peor es que la Policía no hace nada, por mucho que denuncies casi nunca capturan a los agresores. Eso si puedes denunciar, porque si eres ilegal no tienes derecho”, añade Alí.

“Todos estamos muy asustados”, relata también Jusef Samuil, representante de la comunidad egipcia en Grecia: “Un ciudadano egipcio fue asesinado por las bandas de ultraderecha hace unas semanas, nos estamos organizando para buscar a quienes perpetraron el crimen”, dice.

Los ataques son, además, selectivos. Según las asociaciones pro inmigrantes se han centrado en individuos arábigos y asiáticos. “Todavía no se ha escuchado un reporte con una paliza a un ciudadano de la Europa del Este, se les considera parte del mismo pueblo”, dice el activista Constandino, señalando el componente racista de los grupos callejeros.

La inmigración es un fenómeno nuevo para Grecia. Hasta principios de los noventa la población extranjera era residual en las ciudades helenas. En las dos últimas décadas se han establecido en el país 1,1 millones de inmigrantes que suponen un 10% de la población. Las autoridades estiman que 400.000 de ellos son indocumentados. La mayoría de ellos proviene de África y Asia, sobre todo de Afganistán, Pakistán y Bangladesh.

No fueron un problema real hasta que la crisis comenzó a llamar a las puertas de Grecia. Con un 21,8% de desempleo que llega al 50% para los menores de 25 años, la precepción cambió para muchos: “los griegos antes eran muy hospitalarios y nos ayudaban mucho, incluidas las autoridades. Ahora no, cada vez hay más gente que nos mira con recelo por la calle”, relata  Samuil.

“Tampoco ayudan a crear una buena convivencia los constantes descréditos de las autoridades griegas” señala Constandino, el activista pro inmigración. Entre ellas, destaca una medida adoptada en abril por el ejecutivo: la detención indefinida de inmigrantes sospechosos de portar enfermedades para realizarles chequeos de salud.

El objetivo son aquellos extranjeros viviendo en condiciones no higiénicas, consumiendo drogas o trabajadores sexuales. No distinguiría, además, entre quienes pidan asilo y el resto de migrantes. “Cualquiera que no tenga protección internacional y sea simplemente ilegal, será repatriado” dijo el ministro de Interior Michalis Chrysochoidis. La Policía helena ha realizado cientos de registros en las últimas semanas con el objetivo de localizar apartamentos sobreocupados en el centro de Atenas.

“El problema es que en este país en crisis no cabemos todos, la economía no puede sostener, ahora mismo, a más de 10 millones de personas”, asegura Alexandros Malohou, representante de la Casa Venezolana de Atenas. Él, griego de nacimiento, dice haber vivido las dos caras de la moneda: conoce perfectamente la pobreza tras haber vivido en la Venezuela de los años 80. “Es completamente lícito que ellos quieran venir, pero este sistema no puede darles un trabajo ahora mismo”, puntualiza.

No es algo a lo que los inmigrantes estén ajenos. Cerca de 300.000 han dejado ya Grecia para volver a sus países o buscar suerte en otros lugares de Europa. “Hace dos años facturaba un mínimo de 100 euros al día. El negocio me ha dado esta tarde cinco euros. Si esto sigue así tres meses más, tendré que marcharme”, relata con tristeza Muzzagar Alí en su locutorio de la calle Kifissias.

UN MURO CONTRA LOS SIN PAPELES

Nueve de cada diez inmigrantes ‘sin papeles’ que ingresan por tierra en la Unión Europea lo hace a través de Grecia. La preocupación de Bruselas ante la permeabilidad helena es cada vez mayor: “la frontera entre Grecia y Turquía no está controlada, no es segura” dijo hace unos días Nicolás Sarkozy, en su enésima referencia a la política de extranjería de la Unión, durante un discurso con vistas a las segunda vuelta de las elecciones francesas del próximo domingo.

Esa línea roja entre los dos países que separan Europa de Asia, “el colador” en palabras del candidato a la presidencia gala, es lo que más preocupa.  Según el Observatorio de Derechos Humanos, hasta 56.000 ‘sin papeles’ ingresan al año en Grecia por los 206 kilómetros de frontera. Otras asociaciones de derechos humanos llegan a aumentar la cifra hasta los cien mil. La línea bordea el Río Evros y sólo unos escasos 12,5 kilómetros son tierra firme, el principal punto de filtración.

La respuesta del gobierno heleno a la presión de sus socios comunitarios y de sus ciudadanos, cada vez más preocupados por el masivo ingreso de inmigrantes, ha sido la construcción de 30 centros de detención y un muro que cubra esos 12,5 kilómetros claves.

Foco de las críticas de varias asociaciones pro Derechos Humanos, el muro constará de dos vallas paralelas de 2,5 a tres metros de altura, coronadas por alambre y vigiladas por 24 cámaras de seguridad. El complejo contará también con un moderno centro de operaciones para la vigilancia fronteriza.

A finalizarse en agosto de 2012, costará a las castigadas arcas griegas unos tres millones de euros, cinco si se tienen en cuenta fuentes anónimas de los medios griegos. La Unión Europea ya ha asegurado que no aportará ni un euro a la construcción del muro: “No lo consideramos como una prioridad. Es un proyecto nacional”, subrayó Cecilia Malmstrom, la comisaria comunitaria de Interior, desmarcándose del controvertido paredón.

Su homónimo griego,  Michalis Chrisochoidis, defendió el proyecto ante las autoridades europeas el pasado mes de abril. El objetivo, dijo, es dar una solución “temporal” pero de gran calado “simbólico” para advertir a las redes criminales de que su país “no será más la entrada a Europa de migrantes ilegales”.

La Unión Europea ha destinado a Grecia unos 250 millones de euros en los últimos meses con el objetivo de regular el tráfico migratorio en su territorio, a pesar de que el muro no será alzado con ese dinero. Donde sí se invertirá es en la construcción de los 30 centros de detención programados por el gobierno griego para este año, con un coste total de 330 millones de Euros. Servirán como “lugares de paso temporal” para los ‘sin papeles’ en proceso de deportación. El primero abrió sus puertas el pasado lunes, en la localidad de Amydgaleza, al norte de Atenas, entre fuertes protestas de los vecinos por temor a su seguridad: se priorizarán los extranjeros con antecedentes.

Cada uno tendrá capacidad para 1000 inmigrantes. Los helenos apoyan su construcción por mayoría: Un 61,7% está a favor según una encuesta oficial. Inspectores de la Alta Comisión de Naciones Unidas para los Refugiados dieron su visto bueno a las instalaciones pero mostraron su preocupación por el procedimiento, criterio y condiciones del arresto de los ilegales.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Twitter: @hectorestepa

  • De camino a La Habana 1 week ago
  • Todo apunta a que la refrendación del acuerdo de paz de #Colombia será el miércoles. El martes se votará casi seguro en el Senado 1 week ago
  • Centroamérica: un Huracán de grado 2 y un terremoto de 7,2 puntos al mismo tiempo. Mucha fuerza desde Colombia 1 week ago
  • Todo mi apoyo para San Juan de Nicaragua y Bluefields. Tienen a Otto encima. 1 week ago
  • RT @luisguillermosr: Decretamos asueto nacional para funcionarios públicos ante llegada de huracán #Otto 1 week ago

Fotografía en Flickr

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: