//
estás leyendo...
Nicaragua, Noticias, Política, Prensa

Tomás Borge: Líder dogmático del Frente Sandinista

HÉCTOR ESTEPA. Atenas (El Mundo). Hasta los micrófonos se estremecían cuando Tomás Borge comenzaba su imponente oratoria. Si el comandante nicaragüense hablaba el resto callaba, aunque fueran los cientos de miles que cada año se congregan en Managua para conmemorar la Revolución de 1979. Este ideólogo guerrillero, último fundador vivo del Frente Sandinista, fiel a su drástico discurso contra el neoliberalismo, murió el lunes en el Hospital Militar de Managua. No pudo superar una cirugía para combatir los problemas pulmonares que habían debilitado su salud. Cayó a escasos metros de donde se situaba el Cuartel General del ex dictador Anastasio Somoza Debayle, sobre la laguna Tiscapa, curioso guiño del destino.

“El Duro”, como le llamaban en Nicaragua, el dogmático, controvertido y radical Borge era, junto al empresario Bayardo Arce, el único de los nueve antiguos Comandantes de la Revolución que permanecían leales Daniel Ortega, actual presidente de Nicaragua por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el partido heredero de la lucha contra la dictadura de los Somoza.

Borge era un símbolo de la perpetua división del país entre sandinistas y opositores. Nunca ocultó su rechazo por otras opciones políticas: “Estoy contento por los que han ganado, pero también por los que han perdido” dijo al conocer la victoria de Ortega en las elecciones de noviembre de 2011. En ellas ganó su enésimo periodo como diputado.

Sus 81 años estuvieron dedicados, casi por completo, a la guerrilla y la política. Natural de la norteña Matagalpa, tierra de montañas y café, ingresó muy pronto en las filas de la resistencia. Entró en prisión en 1956 cuando el gran patriarca de la dictadura, Anastasio Somoza García, fue tiroteado por el poeta Rigoberto López Pérez. Las autoridades convinieron que el por entonces activista conocía los planes del asesinato.

Pasó tres años en la cárcel hasta su escape en 1959. Buen conocedor de las montañas norteñas, consiguió escapar a Honduras y posteriormente a Cuba. En 1961 creó el Frente Sandinista junto a Carlos Fonseca Amador, el líder histórico del sandinismo, y Silvio Mayorga.

Pasó los años de lucha entre Nicaragua, Cuba, Líbano y otros países centroamericanos. Fue encarcelado de nuevo, torturado y finalmente liberado en 1978 cuando un comando sandinista asaltó el Palacio Nacional y pidió la excarcelación de presos guerrilleros.

Tras el triunfo sandinista Borge tomó el mando del Ministerio de Interior. Durante toda la década de los 80 fue el líder del aparato de inteligencia, la policía y un temido cuerpo de tropas de élite. En 2006 fue denunciado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por abuso de poder, represión y violación de los Derechos Humanos contra opositores e indígenas. Muchos en Nicaragua no dudan en calificarle directamente de “asesino”. Él negó siempre todos los cargos: “Fui arbitrario, sí, pero a favor de los reos, si veía que estaban enfermos los mandaba para casa”, dijo en una entrevista televisiva. “No se puede amar al pueblo sin ser temido y odiado por los enemigos del pueblo” suele decir.

La derrota del FSLN en las elecciones de 1990 son el principio de otra de las especulaciones contra Borge: la corrupción. Heredero de ‘La Piñata’ como se conoce en Nicaragua al reparto ilegal de terrenos propiciado entre las altas esferas sandinistas antes de dejar el poder, el ex guerrillero es acusado por el diario opositor ‘La Prensa’ de haberse apropiado de solares vendidos posteriormente por más de dos millones de dólares y estafador más de un millón a la Seguridad Social.

Borge lo niega: “Quiero ser recordado como un hombre que dice la verdad. Alguna mentira dije en el pasado, pero desde que tuve las entrevistas con Fidel Castro, a principios de los 90, no he mentido a nadie”, dijo recientemente. De estas entrevistas salió un libro, ‘Un grano de maíz’: además de político y combatiente, el ex guerrillero era escritor. Publicó varias obras en su época como diputado en la oposición (1991-2006) y embajador en Perú tras la vuelta del sandinismo al poder (2007-2012).

“Carlos Fonseca es de los muertos que nunca mueren” solía decir Borge del líder histórico sandinista ejecutado en 1978. La misma frase ha sido ahora utilizada para su deceso por Rosario Murillo, esposa del presidente Daniel Ortega. El gobierno decretó tres días de luto por su fallecimiento. Borge será enterrado próximamente con honores de héroe, junto a Carlos Fonseca, en la Plaza de la Revolución de Managua.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Twitter: @hectorestepa

  • De camino a La Habana 1 week ago
  • Todo apunta a que la refrendación del acuerdo de paz de #Colombia será el miércoles. El martes se votará casi seguro en el Senado 1 week ago
  • Centroamérica: un Huracán de grado 2 y un terremoto de 7,2 puntos al mismo tiempo. Mucha fuerza desde Colombia 1 week ago
  • Todo mi apoyo para San Juan de Nicaragua y Bluefields. Tienen a Otto encima. 1 week ago
  • RT @luisguillermosr: Decretamos asueto nacional para funcionarios públicos ante llegada de huracán #Otto 1 week ago

Fotografía en Flickr

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: