//
estás leyendo...
Especial elecciones Nicaragua 2011, Nicaragua, Noticias, Política, Prensa

Ortega arrasa en un país atrapado en la pobreza

HÉCTOR ESTEPA. Managua (El Mundo) Eduardo y Gustavo, dos niños sin hogar, recogían los restos de las miles de cervezas consumidas por la muchedumbre que abarrotó la Plaza de las Victorias de Managua para celebrar el triunfo de Daniel Ortega. Al día siguiente venderían su botín en el mercado para ganarse unas monedas. El líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) tiene por delante el eterno reto nicaragüense: acabar con la pobreza endémica que afecta al 57,1% de la población. En América, sólo Guatemala y Haití aparecen por debajo de Nicaragua en el índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas. Ocupa el puesto 129 de 187 países. Ortega volverá a enfrentar la carestía que no ha conseguido eliminar en sus anteriores 15 años de mandato.

Si los comicios del domingo se habían convertido en un plebiscito para apoyar o denegar su polémica candidatura, prohibida por la Constitución pero validada por el fallo de un tribunal de justicia, la reacción del electorado no dejó dudas: tiene el apoyo del pueblo para reelegirse. Se impuso a sus rivales con un aplastante 62,8% de los votos, muy superior al de su máximo rival, el empresario radiofónico Fabio Gadea quien obtuvo un 30,9.

La oposición, aglutinada en el Hotel Intercontinental, a pocos metros del lugar de celebración sandinista, se negó a aceptar los resultados y al cierre de esta edición todavía denunciaba un fraude: “Nos han robado descaradamente”, clamaba con gesto de rabia Eliseo Núñez, jefe de campaña de Gadea, horas después de conocerse los resultados preliminares. Su intención es “contar hasta el último voto” para hacer una valoración definitiva. Los observadores internacionales también denunciaron irregularidades.

De confirmarse los resultados, Ortega se haría con una vasta mayoría de diputados en la Asamblea Nacional. Esto le permitiría apoyar cualquier reforma sin contar con los votos de la oposición.

Su tarea ahora será reducir los demoledores datos de subempleo: El 70% de los nicaragüenses tienen un empleo informal, aunque la cifra oficial es de un 6% de paro, irreal a poco que camine dos pasos por el país: se cuentan hasta los vendedores de jocote en los semáforos. Sólo un 20% de la población disfruta de un contrato con prestaciones, según las ONG.

Otro problema crítico es el de la educación: en Nicaragua hay 300.000 niños fuera de las escuelas, según datos del propio oficialismo. A pesar de las obras recientes, en muchos colegios todavía se sientan en el suelo. Es el drama compartido por muchos pequeños que, como Eduardo y Gustavo, no tienen acceso a una educación de calidad.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Twitter: @hectorestepa

Fotografía en Flickr

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: