//
estás leyendo...
Especial elecciones Nicaragua 2011, Nicaragua, Noticias, Política, Prensa

La nueva pirueta del viejo rebelde

HÉCTOR ESTEPA. Managua (El Mundo). Los ojos del Alba de Hugo Chávez mirarán este domingo a Nicaragua: el mandatario Daniel Ortega, brazo fuerte de la alianza bolivariana en Centroamérica, concurre por quinta vez a unas elecciones presidenciales, en su eterno papel como líder del revolucionario Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). La sensación de sus militantes y los resultados de los sondeos auguran una fácil victoria del ex guerrillero, a pesar de las denuncias por la inconstitucionalidad de su reelección. Su espectacular campaña mediática, organizada por su esposa, Rosario Murillo, para muchos la verdadera líder, se ha basado en la continuidad de las políticas sociales y ha estado enfocada en el voto joven. No hay que olvidar que el 50% de los electores tiene menos de 25 años y se vota a partir de los 16.

Los 3,4 millones de personas que concurrirán a las urnas tendrán que elegir entre Ortega o los líderes de la oposición, el ex presidente Arnoldo Alemán y su consuegro Fabio Gadea. Los adversarios del oficialismo han centrado su campaña en criticar la candidatura sandinista, denunciar un fraude y tirarse dardos envenenados. Alemán ha reprochado a su consuegro la disidencia de su partido y tampoco ha dudado en criticar su edad, 79 años, calificándole de “viejo enfermo” ante las cámaras de media América.

Gadea ha respondido a las acusaciones definiéndose como un “viejo joven” y rememorando el pasado corrupto de Alemán, condenado en Nicaragua a 20 años de cárcel y posteriormente absuelto por una Corte Suprema de Justicia en opinión de muchos partidarizada hacia el sandinismo. Este candidato de consenso entre disidentes del partido de Ortega y el de Alemán ha denunciado la vigencia del supuesto pacto entre ambos para repartirse cuotas de poder. En juego están los próximos cinco años de gobierno.

ENCUESTAS:               

Ortega es favorito en todos los sondeos publicados desde el año pasado, a gran distancia de sus adversarios. La última encuesta de Cid-Gallup, difundida el 27 de octubre, le otorga un 48% de intención de voto, porcentaje muy superior al de su inmediato perseguidor, Gadea (30%) y al de Alemán (10%).

El sandinista se impondría en primera vuelta siempre que obtuviese más del 35% de los votos y adelantase a sus rivales en cinco puntos, según la Ley Electoral. Sólo teme que se repitan los resultados de 1990, cuando todo parecía a su favor y ganó Violeta Chamorro.

OPOSICIÓN:

La división de los líderes opositores hace aún más favorito a Ortega. La última vez que acudieron por separado a las urnas, en 2006, sufrieron una severa derrota a manos del FSLN. Hay dos diferencias apreciables en esta ocasión: Ortega suma más apoyo en los sondeos y los sus adversarios con posibilidades son dos, y no tres como entonces.

Gadea y Alemán mantuvieron conversaciones durante meses para tratar de unir sus candidaturas, en vano. Sumando sus porcentajes, tendrían un 40% de apoyo, suficiente para dar batalla. Sin embargo, ambos declinaron retirarse.

ILEGALIDAD:

La oposición denuncia que la candidatura de Ortega es ilegal. El artículo 147 de la Constitución prohíbe la reelección continua y para aquel que ya ha ocupado dos veces el cargo. Sin embargo, en 2009, la Corte Suprema de Justicia declaró “inaplicable” ese artículo por contradecir el 48 del mismo texto, que proclama el derecho de igualdad.

Critican la partidarización del tribunal y subrayan que sólo la Asamblea Nacional puede reformar la Constitución. Ortega lo intentó allí, sin éxito. Muchos se preguntan con qué legitimidad gobernaría. Él se escuda en la soberanía del popular.

FRAUDE:

Los rivales de Ortega temen que se pueda repetir el fraude de las municipales de 2008, cuando un polémico recuento habría dado la vuelta a decenas de votos a favor del sandinismo.

Entre los indicios denunciados se cuentan: un proceso de identificación ciudadana para votar partidarizado, la usurpación de los centros electorales por miembros del FSLN, una observación electoral limitada, el control orteguista de los tribunales, la fiscalía y el Consejo Supremo Electoral, así como una partidarización de la Policía, el Ejército y los centros educativos.

CHÁVEZ:

Venezuela es el principal mecenas de Ortega. En 2010 entraron al país más de 500 millones de dólares financiados por Chávez a través de un pacto preferencial entre ambos mandatarios.

Los ingresos –alrededor del 7% del PIB- le han permitido poner en marcha numerosos programas sociales, comprar medios de comunicación para ponerlos en manos de sus hijos, crear empresas de energía, construir infraestructuras y pagar el ‘Bono Solidario’, un extra de 30 dólares a los trabajadores públicos. El mandatario ha puntualizado que el dinero no volvería si pierde.

 

.

 

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Twitter: @hectorestepa

Fotografía en Flickr

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: