//
estás leyendo...
Nicaragua, Noticias, Reportajes, Sociedad, Web

Una travesía entre caimanes y militares

HÉCTOR ESTEPA. Greytown (Elmundo.es). El solitario bote que recorre los 200 kilómetros del Río San Juan es detenido por un grupo de soldados casi llegando a destino. Un descuidado turista había captado imágenes de la zona caliente desde cubierta, desoyendo las advertencias de los tres hombres que conforman la tripulación. Los oficiales le obligan a repasar una por una las imágenes. Borran algunas, pero por suerte no sustraen su cámara.

El diferendo entre Nicaragua y Costa Rica en torno al río, frontera común de ambos países, no ha sido ajeno para la población de la zona. Una de sus consecuencias más visibles ha sido el aumento de la dotación militar en los últimos 20 kilómetros del recorrido. Tanto los habitantes de las comunidades que rodean al río como los escasos turistas que lo visitan fuera de temporada tienen que pasar hasta cuatro controles diseminados por la reserva Indio Maíz.

Uno sabe cuando se aproxima la inspección: los tripulantes comienzan a pasar un papel entre los pasajeros donde deberán anotar datos como la procedencia, destino, nacionalidad, edad y número de cédula o pasaporte. Muchos de los que navegan en el bote, de unas 50 personas de capacidad (aunque pueden llegar a agolparse el doble), no saben leer ni escribir. Otros pasajeros les ayudan. Son gente humilde. Esa misma noche algunos tratarán de pasar indocumentados a Costa Rica. En Nicaragua la migración lleva el sentido contrario al resto de Centroamérica. El vecino del sur ofrece mejores salarios, y es una ruta más segura y corta que la del norte. Aún así tendrán que pasar la noche entre ciénagas, pantanos y lodazales para evitar los puestos fronterizos costarricenses.

Puestos del Ejército

Los militares nicaragüenses tienen orden de no detener a los que intentan cruzar la frontera. No están allí para eso. Repasan bolsa a bolsa las pertenencias de los pasajeros en busca de contrabando o armas. Guardan sus datos celosamente tratando, según ellos, de evitar la caza furtiva en la zona. En los últimos meses ha aumentado la captura de aves salvajes y otra fauna en la parte pinolera del río, la más exuberante.

La diferencia entre las dos riberas, separadas por escasos 200 metros, es evidente a simple vista. En la parte pinolera se encuentra la reserva de la biosfera Indio-Maíz, todavía virgen en su mayor parte. Algunos de los árboles superan los 20 metros y la cantidad de vegetación llega a ser sobrecogedora. La política medioambiental es distinta al otro lado del río, donde se sitúan numerosas explotaciones agropecuarias e incluso se está construyendo una carretera.

Muchos de los pasajeros de la embarcación desembarcan en estas fincas. Algunos son nicas, otros ticos, algunos tienen doble cédula, otros son indocumentados. En uno de los muelles esperan dos individuos que se identifican como periodistas. Preguntan directamente a los campesinos si tienen papeles. Muchos dan la vuelta, no confían en ellos. Quizá el próximo punto sea más seguro. Conforme la embarcación se aproxima a los últimos kilómetros de travesía, el ambiente se tensa.

Quedan apenas veinte pasajeros en un bote que zarpa dos veces por semana. La mayoría se ha ido desperdigando por los muelles del recorrido. Casi nadie viaja a San Juan del Norte, la aislada ciudad caribeña. En esta zona el río se bifurca: el caudaloso Colorado, situado en territorio costarricense, estrecha en gran medida al San Juan. Es entonces cuando comienzan las advertencias de los tripulantes: “no tomen imágenes o perderán su cámara”.

Vigilancia especial

La panga avanza unos metros y nos damos de bruces con una máquina de draga. La embarcación de metal sostiene una bola desbrozadora parecida a un mayal. Su nombre es ‘Soberanía II’ y en su casco destaca una inscripción: Alba de Nicaragua S.A.

Se encuentra fuertemente custodiada por soldados armados con AK-47. De su popa sale una gruesa tubería que va a parar al lado nicaragüense del río. A lo largo de la misma se repiten dos dibujos: la bandera blanquiazul del país y la rojinegra del FSLN.

En ese punto comienza, a la izquierda, Isla Calero, territorio que Costa Rica consideró invadido durante unos meses. Escasos kilómetros después los tripulantes señalan el supuesto caño motivo de disputa:no hay indicios de que se esté dragando en la actualidad, y parece poco transitable. A escasos metros de Harbour Head, la embarcación hace un giro para dirigirse a San Juan de Nicaragua. Es allí donde sucede el incidente de la cámara. Poco más adelante acampan los jóvenes de la asociación ambiental sandinista Guardabarranco. Corren a saludar el bote con mucho ánimo. El gobierno les llevó para defender la soberanía de Nicaragua, pero algunos pobladores cercanos denuncian que pasan el día bebiendo.

Poco antes de llegar a San Juan aparece el último puesto militar. Un veteranísimo oficial saluda a la embarcación. Junto a otros dos hombres ha dispuesto una rudimentaria trinchera con sacos de arena. La localidad que custodian es una de las más afectadas por el diferendo político. Greytown, su nombre oficial, es uno de los municipios más aislados del país. Tradicionalmente dependiente de Costa Rica, sólo se puede alcanzar a través del río o del mar Caribe. Su alcalde, Misael Morales, lamenta que la disputa haya echado por tierra un proyecto casi finalizado para traer energía eléctrica de Costa Rica.

Hasta hace poco los niños cruzaban la frontera para ir a la escuela. Muchos tienen la doble nacionalidad: sus madres optaron por dar a luz en el país vecino. El dueño de una taberna lamenta la situación: “tengo hijos en Costa Rica y en Nicaragua. Las fronteras son inútiles, sólo las pone el hombre y yo no quiero que mis hijos se peleen por tonterías”, explica.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Twitter: @hectorestepa

  • De camino a La Habana 1 week ago
  • Todo apunta a que la refrendación del acuerdo de paz de #Colombia será el miércoles. El martes se votará casi seguro en el Senado 1 week ago
  • Centroamérica: un Huracán de grado 2 y un terremoto de 7,2 puntos al mismo tiempo. Mucha fuerza desde Colombia 1 week ago
  • Todo mi apoyo para San Juan de Nicaragua y Bluefields. Tienen a Otto encima. 1 week ago
  • RT @luisguillermosr: Decretamos asueto nacional para funcionarios públicos ante llegada de huracán #Otto 1 week ago

Fotografía en Flickr

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: